Saltar al contenido

Sagrado Corazón Jesús

Sagrado Corazón de Jesús

«No tengáis miedo abrid las puertas abrid las puertas a Cristo de par en par» San Juan Pablo II

El Sagrado Corazón de Jesús representa el infinito amor que Cristo nos tiene. El corazón alberga la vida, pero también las emociones, y se ve especialmente relacionado con el amor. En este contexto, la devoción tiene por objeto la celebración y la difusión del amor incondicional de Jesucristo nuestro Señor.

El Corazón palpitante, representa el amor que Jesús nos tiene infinito hasta el punto de darse por entero y brotar sangre y agua tras ser traspasado en la cruz.

La curz, es símbolo de nuestra redención, el medio por el que Jescristo se entregó por nosotros.

Las llamas expresan como el sagrado corazón de Cristo arde en llamas por nosotros y la corona de espinas supone la humillación a la que libremente el se sometió.

Origen: Sor Margarita de Alacoque

En diciembre de 1976 Sor Margarita de Alacoque empezó a informar de que tenía visiones de Jesús y de que éste le permitió –como había permitido una vez a Santa Gertrudis– descansar su cabeza sobre su corazón.

Un año más tarde, Sor Margarita pidió a los fieles que lo recibieran con frecuencia en la Eucaristía, especialmente el primer viernes de cada mes, y que practicaran una hora santa devocional.

En 1675, durante la octava al Corpus Christi, Margarita María tuvo una visión que posteriormente se conoció como la “gran aparición”.

En ella, Jesús pidió que la fiesta del Sagrado Corazón sea celebrada cada año el viernes siguiente a Corpus Christi, en reparación por la ingratitud de los hombres hacia su sacrificio redentor en la cruz.

Promesas del Sagrado Corazón de Jesús

  1. A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado (solteros, casados o consagrados).
  2. Daré la paz a las familias.
  3. Las consolaré en todas sus aflicciones.
  4. Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte.
  5. Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas.
  6. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia.
  7. Las almas tibias se harán fervorosas.
  8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.
  9. Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
  10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos.
  11. Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
  12. A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.