Saltar al contenido

Sagrado Corazón de Jesús

Sagrado Corazón de Jesús

«No tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo de par en par» S. Juan Pablo II

El Sagrado Corazón de Jesús representa el infinito amor que Cristo Jesús nos tiene y como derrama sus infinitas gracias a través de la devoción de su santísimo corazón.

El Divino Corazón se me presentó en un trono en llamas, más brillante que el Sol y transparente como el cristal, con la llaga adorable, rodeado de una corona de espinas y significando las punzadas producidas por nuestros pecados y una cruz en la parte superior que significaba que, desde los primeros instantes de su Encarnación, es decir, desde que se formó su Sagrado Corazón, quedó plantado en la Cruz, quedando lleno, desde el primer momento, de todas las amarguras que debían producirle las humillaciones, la pobreza, el dolor y el menosprecio que su Sagrada Humanidad iba a sufrir durante el curso de su vida.

Origen: Santa Margarita de Alacoque

El 27 de diciembre de 1673 día de San Juan Apóstol, con 26 años estaba rezando ante el Santísimo Sacramento expuesto en la capilla. y Ella cuenta:

«Mi Divino Corazón, está tan apasionado de Amor por los hombres, en particular hacia ti, que, no pudiendo contener en el las llamas de su ardiente caridad, es menester que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo los cuales contienen gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición».

Promesas Devoción al Sagrado Corazón

Jesús en sus apariciones a Sor Margarita de Alacoque contó como tenía grandes deseos de derramar inmensas bendiciones a las personas que honren su Divino Corazón dirigidas a todas las personas, fervorosas, tibias… y en cualquier condición. Solteras, casadas o consagradas.

Las 12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús son:

  • A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.
  • Daré la paz a las familias.
  • Las consolaré en todas sus aflicciones.
  • Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte.
  • Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas.
  • Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia.
  • Las almas tibias se harán fervorosas.
  • Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.
  • Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
  • Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos.
  • Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
  • A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.